Un dron revisa por primera vez la estructura del Puente de Bizkaia

La revolución tecnológica ha llegado al Puente de Bizkaia. Y lo ha hecho de la mano de Lurzerufilms, una empresa de reciente creación dirigida por Kevin Del Pino, un joven basauritarra de 29 años. Por primera vez en la historia, la inspección periódica de este emblemático puente colgante, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que une las localidades de Getxo y Portugalete, se ha realizado a través de drones y no con operarios. «El mantenimiento tradicional implica largos procesos manuales y potencialmente peligrosos, donde los inspectores deben subir y moverse por toda la pasarela en busca de posibles daños y problemas», cuenta a EL CORREO el propio Del Pino.

Por el momento sólo ha sido una prueba piloto, pero asegura que la experiencia ha demostrado ser eficaz. «Lo que normalmente se tarda hacer una semana, se ha conseguido completar en una mañana», detalla. Pero la cuestión no sólo es el tiempo, sino también la seguridad. «No es lo mismo que haya personas colgadas con arneses en una estructura metálica o poner andamios, que dirigir un dron desde abajo», añade.

  

Pero la cuestión no sólo es el tiempo, sino también la seguridad. «No es lo mismo que haya personas colgadas con arneses en una estructura metálica o poner andamios, que dirigir un dron desde abajo», añade. Así lo apoya también Roberto Villanueva, jefe de mantenimiento del Puente de Bizkaia. «El dron pasaba por zonas de muy difícil acceso a las que nosotros no llegamos. La experiencia ha sido muy positiva y al ser un formato digital, nos permite comprobar las imágenes cuando queramos», declara.

La tarea no ha sido nada fácil. El equipo realizó una exhaustiva planificación con anterioridad para determinar por qué zonas debía acceder este mecanismo aéreo para conseguir cubrir todas las áreas interiores y exteriores del puente. También tuvieron que pedir los respectivos permisos a las diferentes autoridades antes de operar y decidir qué dron era el más válido para la operación.

Kevin Del Pino, durante la experiencia piloto. E. C.

El objetivo, explica, era encontrar ampollas y corrosiones de metal de una forma más «cómoda y ágil». «Utilizamos un dron con zoom óptico. Lo situamos a uno o dos metros de la estructura y acercamos el visor para ver los daños. Se veía como si estuviésemos delante», comenta el joven basauritarra. El vehículo aéreo traspasó las cuatro torretas, la pasarela de unión, los tableros y las cúspides. Comprobaron así, en vivo y en directo, que «los nudos requerían una mejor conservación» y que la cara norte, la que mira al mar, «era la más sufrida por el impacto del salitre». «Mientras pilotábamos el dron, una persona de mantenimiento del Puente de Bizkaia tuvo la oportunidad de ver las imágenes en tiempo real a través de una tableta», cuenta Kevin, quien afirma que hicieron falta «alrededor de 17 baterías, con un cuarto de hora de autonomía cada una, para completar la inspección en una sola mañana».

Condiciones metereológicas

Las condiciones metereológicas son un factor trascendental para que la revisión sea fructífera. Según el experto, lo más importante es que «no haya mucho viento». «Buscamos el mejor día y el momento más óptimo. Lo ideal para nosotros es un día nublado, con claridad, pero sin una luz muy fuerte. Además, debemos jugar con el sol, que nunca debe dar de frente a la cámara del dispositivo aéreo», detalla.

Para Kevin la clave del éxito está en la formación. «La empresa la constituí hace apenas un año, pero he estado mucho tiempo estudiando sobre las inspecciones. Con los clientes no se puede experimentar. Hay que ir a dar lo mejor de sí mismo», se sincera. Este joven, que cursó un ciclo formativo de sistemas microinformáticos y redes, apunta que lo que más le sorprendió fue «ver cómo el metal descalibraba de forma constante al dron». «Puede pasar alguna vez, pero tantas no. Meterlo por huecos tan estrechos fue algo dificil».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *